loader

La esterilización es una cirugía ambulatoria en la cual conlleva la remoción de ovarios y útero (hembras) y testículos (machos).

La importancia de la esterilización

En los Estados Unidos solamente, cada año son eutanizados más de 4 millones de animales simplemente porque no hay suficientes hogares para ellos. La gran mayoría de estos son cachorros y/o gatitos de menos de 6 meses. En Puerto Rico hay sobre 150,000 animales viviendo en las calles. Muchos de estos sufren muertes bien dolorosas ya sean por enfermedad o por trauma (golpes de carros).

Hembras (ovariohysterectomía):

  • Es una cirugía ambulatoria en donde se remueven los ovarios y el útero. La edad ideal es entre los 4-6 meses.
  • Una perra cae en celo entre los 6-8 meses y pueden estar manchando hasta 3 semanas. Las gatas están en celo 5 días todos los meses.
  • Elimina el riesgo de cáncer en los ovarios y el útero.
  • Elimina el riesgo de pyometra (infección del útero). Una mascota con pyometra tiene que ser esterilizada de emergencia o podría fallecer.
  • Mascotas que se esterilizan antes de su primer celo, tienen menos de 1% de probablidad de cáncer en las glándulas mamarias, el cáncer más común de las perras. Si se esterilizan después del primer celo tienen hasta un 8% probablidad de desarrollar dicho cáncer. Luego de los 2 años el riesgo de cáncer en las mamas es el mismo con todo y esterilización.

Previenes la distocia (cuando se quedan encajados los cachorros en el parto), lo cual puede causar la muerte de la madre y los cachorros a menos que se realice una cesaría, la cual puede ser muy costosa u ocurra en medio de la noche donde se puede hacer difícil encontrar un veterinario.

Machos (castración):

  • Es también una cirugía ambulatoria en donde se remueven los testículos y el cordón espermático. Se puede hacer desde los 4-5 meses de edad.
  • Reduce y hasta elimina la tendencia a marcar territorio (levantar la pata). En machos que castras jóvenes, estas tendencias no se desarrollan.
  • Elimina el riesgo de cáncer testicular, el segundo cáncer más común en perros machos.
  • Reduce grandemente la probabilidad de cáncer de próstata y de prostatitis (inflamación de la próstata) y el riesgo de tumores perianales.
  • Reduce la tendencia a escaparse y a pelear con otros machos por hembras en celo.